Profesionalizacion, Modernización y Eficiencia del Transporte en Chile

23 septiembre, 2012

El documento: “Profesionalización, Modernización y Eficiencia del Transporte en Chile” es una propuesta abierta de discusión, que pone a disposición de la comunidad como base para una agenda futura de trabajo para la industria del Transporte de Carga por Carretera (TCC).  Es un marco de referencia inicial sobre el cual construir las acciones conjuntas que los sectores público y privado deberán abordar, a fin de colaborar al desarrollo económico y social de Chile, a partir de desarrollar servicios de Transporte de Carga por Carretera eficientes y sustentables ambiental, económica y laboralmente.

 Importancia económica y estratégica del TCC

El Transporte de Carga por Carreteras (TCC) cumple un papel esencial en la política de desarrollo de los países, porque permite el acceso a las personas y empresas a productos y materias primas, así como el acceso a los diferentes mercados, lo cual colabora desde un rol estratégico a la creación de riqueza, la reducción de la pobreza. En el sentido señalado, el desafío del TCC para la competitividad económica de las naciones es: “La mejora de los servicios y reducción de los costos logísticos”. La globalización y la competitividad internacional requieren rápidos y confiables procesos de transporte y distribución de carga, que utilicen y se sustenten en la intermodalidad.

La estructura de desarrollo logístico de un país requiere que los componentes administrativos, de infraestructura y operativos se encuentren mejor integrados, minimizando los costos y mejorando el acceso a los mercados. El sector de Transporte representa un 7 % del PIB de Chile y más del 90% de la carga que se transporta en el 2009 se mueve a través de operadores de TCC. La oferta de servicios en esta industria se encuentra enormemente atomizada, se estima que son más de 39.000 los proveedores de servicios de TCC, con un promedio de flota de 2,8 vehículos por proveedor.

En la industria se distinguen claramente dos grandes grupos de operadores, por un lado aquellos con un nivel de formalidad, estructura y organización administrativa que se puede caracterizar como “empresa”, que serían unas 800 empresas en el país (aprox. un 2% del total de operadores) pero que representan más del 50% del volumen de negocios de la industria y se estima que más del 60% del empleo del sector.  El 98% restante de los proveedores de TCC en Chile, unos 38.200 operadores, son aquellos pequeños y micro operadores, los “dueños de camiones” o “camioneros”. Energía y medio ambiente. El consumo final de energía de Chile está determinado por cuatro grandes sectores: Transporte, Industrial, Minero y Comercial – Público – Residencial. Pero es el sector Transporte el que de forma individual más energía consume en el país, representa el 35% de la matriz de consumo energético nacional, concentrado en un 99% en los derivados del Petróleo, participación que se ha mantenido relativamente estable a través del tiempo.

De acuerdo al documento “Revisión de Expertos sobre Eficiencia Energética en Chile” realizado por APEC en Abril de 2009, la energía para el transporte es fundamental para el funcionamiento y desarrollo de la sociedad chilena. Chile es sumamente dependiente del petróleo extranjero y se espera que el sector transporte experimente uno de los mayores aumentos en consumo de energía al año 2030, con un potencial de eficiencia energética informado de un 12% para 2021.

Situación del Transporte en Chile

Como ya ha sido señalado, el Transporte de Carga por Carretera posee un rol central en los desafíos que plantea la mejora de la competitividad de Chile en el contexto del comercio global, a saber: accesibilidad a productos, materias primas y mercados, reducción de los costos logísticos de las empresas, gestión del impacto ambiental del sector, eficiencia energética en su operación, seguridad y desarrollo urbano, todo lo cual no está siendo abordado de forma coordinada por los diversos actores de esta industria. La inexistencia de una Política Nacional de Transporte que establezcalos objetivos y el marco en que se pretende desarrollar esta actividad, estratégica para el desarrollo económico de Chile, impide tener claridad del sentido y profundidad con que Chile abordará los desafíos que la logística y el transporte deben asumir en un contexto de economía globalizada y foco en los efectos sobre la vida del Cambio Climático.

“El tamaño promedio de 2,9 vehículos por “empresa” de transporte en Chile, se aleja mucho de los estándares de países desarrollados que fluctúan entre 7 y 12 vehículos promedio por empresa, esto nos habla de una excesiva atomización de este sector, lo cual sumado a un exceso de oferta de servicios de transporte configuran un sector de muy baja profesionalización, con una porción importante de los servicios ejecutados desde la informalidad y con una pobre eficiencia en su desempeño”

La normativa específica del sector (laboral, tributaria y sectorial) no incorpora la enorme transformación que el país y las cadenas de abastecimiento han experimentado los últimos años y cuyos incentivos favorecen la atomización, ineficiencia, informalidad y precarización de sus operadores, exige una urgente revisión y actualización.

El tamaño promedio de 2,9 vehículos por “empresa” de transporte en Chile, se aleja mucho de los estándares de países desarrollados que fluctúan entre 7 y 12 vehículos promedio por empresa, esto nos habla de una excesiva atomización de este sector, lo cual sumado a un exceso de oferta de servicios de transporte configuran un sector de muy baja profesionalización, con una porción importante de los servicios ejecutados desde la informalidad y con una pobre eficiencia en su desempeño.

Se estima que el porcentaje de ocupación de las operaciones de transporte en Chile es de un 52%, mientras que en Europa es de un 74%. En Chile no existe ninguna limitación real para el acceso a esta actividad, así como tampoco existen claras barreras de salida, lo cual refuerza la dinámica de actores informales con operaciones bajo los costos totales mínimos y con una enorme rotación de micro operadores en constante crisis.

La ausencia de información pública que caracterice en profundidad y que incorpore todas las complejidades de los subsectores de este sector, atenta contra la calidad y oportunidad de las decisiones de política pública, así como a las decisiones privadas de inversión.  En este mismo sentido la ausencia de indicadores confiables y oportunos de eficiencia, productividad e impacto medioambiental en el TCC impide la comparación con los estándares internacionales y dificultan la mejora continua de los servicios de transporte.

Las empresas de transporte, de carácter esencialmente familiar, se encuentran en un incipiente proceso de profesionalización, generalmente impulsados por los clientes de los sectores más desarrollados de nuestra economía (Retail, Minería, etc.).  Lo anterior no alcanza a conformar una masa definitiva ni se hace a la velocidad que las exigencias de los mercados y la sociedad demandan, dificultado esencialmente por la sobreoferta de servicios informales y con distorsiones tributarias y laborales que generan inestabilidad a la hora de pensar en inversiones de mediano plazo, inversiones que incorporen tecnologías y recursos humanos más capacitados para abordar los enormes desafíos que esta industria enfrenta. A partir de esta caracterización y diagnóstico, en los gremios se  han definido 4 elementos centrales de lo que el Transporte debe ser para cumplir su rol en la sociedad: Seguridad, Calidad, Eficiencia y Sustentabilidad, y a partir de ello se han propuesto 9 líneas de acción para los próximos años, esta propuesta está actualmente siendo trabajada con todas las candidaturas presidenciales, así como al interior de la SOFOFA, Colegio de Ingenieros, MTT, CEPAL, entre muchos otros, a fin de construir una visión común de lo que esta industria debe abordar con urgencia para responder a los desafíos que el país exige de nosotros.

Algunos de los estudios y antecedentes centrales que caracterizan a este Sector y que son fuente de información considerada en este documento son: “Estudio del Transporte Caminero de Carga” – Banco Central de Chile – 2004 “Análisis de la Eficiencia Energética en el Transporte Interurbano de Carga” – Subsecretaría de Transporte – 2007 “Diagnóstico de la Situación Actual del Sector de Transporte de Carga por Carretera en los Puertos de Valparaíso, Ventanas y San Antonio” – Codesser Nodo Logístico V Región – 2009 “Principales Tendencias Internacionales y Regionales en Materia de Logística y el Rol del Transporte Terrestre” – Conferencia Gabriel Pérez – CEPAL – 2009.“Transporte por Carretera, Informe Anual 2007” – INE